El convento de Sant Bartomeu de Bellpuig


El convento de Sant Bartomeu de Bellpuig (el Urgell) fue fundado en el año 1507 por Ramon de Cardona-Anglesola, barón de Bellpuig y también virrey de Nápoles y de Sicilia. Cardona elevó una petición al papa Julio II para construir un convento de franciscanos en el lugar de una antigua capilla de San Bartolomé. Permaneció abandonado a partir de la desamortización de 1835, hasta que en 1899 lo ocuparon los padres paúles e instalaron allí su seminario menor. En el año 1990 lo donaron a la Generalitat de Catalunya.

El convento es, sin duda, un ejemplo excepcional de transición del gótico al renacimiento. El segundo claustro es su elemento arquitectónico más destacado y característico: el patio presenta tres pisos, los dos primeros del siglo XVI, y el tercero añadido a principios del siglo XVII. La segunda galería es muy original y no tiene paralelo en Cataluña; está formada por diez columnas de fuste helicoidal o entorchado, con capiteles figurados y arquillos rebajados que prolongan el fuste de las columnas de una forma también retorcida o entorchada. En el centro del claustro se puede ver un ornamentado pozo renacentista de brocal redondo.

Cabe destacar también la escalera principal, el lavabo del refectorio, la sala capitular (las dos primeras claves de bóveda muestran medallones con las efigies de los fundadores del convento), el armario guardacálices de la sacristía, la escalera de caracol de ojo abierto y, en la fachada norte, el Mirador del Duque, lonja renacentista construida a principios del siglo XVII.

La iglesia acogió el mausoleo de su fundador, encargado por su viuda, Elisabet de Requesens, al escultor napolitano Giovanni Merliano da Nola, quien lo construyó entre 1524 y 1530 con mármol blanco de Carrara y después fue transportado, a piezas, por mar y tierra hasta la iglesia del convento, donde el cuerpo del virrey fue inhumado el 15 de marzo de 1531. El 11 de mayo de 1842, unos años después del abandono del convento, fue trasladado a la iglesia parroquial de Sant Nicolau de Bellpuig. La obra fue declarada monumento historico-artístico el 2 de diciembre de 1925.

El sepulcro (10,90 x 5,50 m) tiene la estructura de un arco de triunfo clásico (tipología muy extendida en el renacimiento italiano), en que se simboliza la victoria sobre la muerte a partir de la fama alcanzada con las cualidades y las gestas del héroe. La iconografía es compleja y mezcla elementos religiosos con motivos alegóricos y mitológicos relativos a la personalidad del difunto. La calidad de los abundantes elementos figurativos y ornamentales que están esculpidos, superpuestos a los elementos de definición arquitectónica, hacen que el conjunto sea una de las mejores obras renacentistas existentes en Cataluña.

Información facilitada por:

Convento de Sant Bartomeu

Ctra. de Belianes, s/n
25250 Bellpuig
Tel.: 973 32 02 92
Web: http://bellpuig.ddl.net






Añadir comentario:

:

CAPTCHA image
Entra el código de validación

 

Temporada de Nieve 14/15

Los Pirineos de Lleida os ofrece un abanico de actividades para este invierno. ¡No os las podéis perder!

+ Info

¡Senderismo y Btt, apuestas de Turismo Activo!

Propuestas de verano para disfrutar de la naturaleza con los tuyos practicando un poco de deporte.

+ Info

Pueblos con encanto

Primera asociación de estas características en el Estado.

+ Info

Parque Astronómico del Montsec

Disfruta de uno de los equipos astronómicos más importantes del Estado. ¡Ven y compruébalo!

+ Info