Parque Natural de l'Alt Pirineu


El Parque Natural de l'Alt Pirineu, creado mediante el Decreto 194/2003, del 1 de agosto, reparte su territorio por las comarcas del Pallars Sobirà y el norte de l'Alt Urgell y comprende una buena parte del Pirineo axial catalán. Sus 69.850 ha, hectáreas lo convierten en parque natural más extenso de Cataluña y en él se localizan las máximas altitudes del territorio.

La doble condición de espacio de alto valor natural, a la vez que escenario de unas actividades humanas que tradicionalmente han contribuido a modelar el paisaje y a crear y conservar estos valores, ha determinado que se considere la figura de parque natural como la que mejor puede garantizar la protección de sus valores naturales y culturales y establecer, al mismo tiempo, un régimen de ordenación y de gestión dirigida al desarrollo sostenible de este territorio.

Los valores naturales

La complejidad orográfica, la extensión, la diversidad de paisaje y la variedad de altitudes existentes dan lugar a muestras muy variadas y ricas de estructuras geológicas, ecosistemas, hábitats, comunidades vegetales y especies animales.

Destaca, en primer lugar, la presencia de zonas de gran interés geológico, y elementos de interés geomorfológico, hidrológico e hidrogeológico. Hay que mencionar la laguna de Certascan, que es la laguna glacial más extensa de Cataluña, o la Cigalera de l'Obaga de Valeran (que constituye una de las simas más profundas del territorio catalán.)

Se localizan, también, un significativo número de especies de flora de especial singularidad e interés, nueve de las cuales están declaradas como estrictamente protegidas. Casi todos los tipos de hábitats existentes tienen el carácter de hábitats de interés comunitario, de acuerdo con la Directiva 92/43/CEE y algunos son considerados de protección prioritaria, motivo por el cual parte del parque natural será incluido en la Red Natura 2000. Así mismo, cabe señalar las numerosas citaciones referentes a comunidades forestales de área reducida en Cataluña, correspondientes a determinados bosques caducifolios mixtos, abedulares de abedul pubescente (Betula pubescens), hayedos y abetales mixtos.

Un reflejo de la gran importancia faunística del ámbito del parque es el alto número de especies de interés de la fauna vertebrada, algunas en situación de amenaza o de vulnerabilidad y la presencia de poblaciones de especies incluidas en el anexo IV de la Directiva 92/43/CEE y en el anexo I de la Directiva 74/409/CEE.

El buen estado de conservación de que gozan, en general, estos espacios, acentúa, aún más, el valor global del parque.

Los valores culturales y la actividad humana

Uno de los principales valores de la riqueza de esta zona es su extenso patrimonio arqueológico y arquitectónico, principalmente relacionado con el arte románico. Aunque habitualmente se encuentran en los núcleos de población, casi siempre externos al ámbito del parque natural, destacan las numerosas muestras de bienes artísticos religiosos (retablos, tallas, orfebrería, etcétera).

Es necesario tener presente el vínculo existente entre los valores culturales, la actividad económica y los valores naturales del territorio. Las actividades tradicionales ligadas al sector primario y la existencia secular de un aprovechamiento ordenado de los recursos naturales, principalmente la ganadería, han posibilitado la existencia, la pervivencia y la conservación de gran parte de los valores ecológicos y paisajísticos que han motivado la creación del parque.

Por otro lado, un rasgo destacable que siempre ha diferenciado las maneras de hacer de la población y su relación con el propio entorno, y que hoy determina transversalmente todos los ámbitos de gestión del Parque, son las propiedades comunales de sus habitantes, llamadas también bienes comunales o "los comunes". Se trata mayoritariamente de los bosques y pastizales de alta montaña, y los recursos naturales que de ellos se extraen. Estas comunidades de vecinos de los valles secundarios, que legalmente tienen derecho de aprovechamiento y uso, muy a menudo tienen dificultades para continuar con sus actividades tradicionales. Al mismo tiempo, la sociedad en general concede, cada vez más, y por otros motivos, un valor mayor a dichos espacios.

Otras formas de titularidad forestal comunitaria que tienen su origen en la propiedad comunal son las "Sociedades de propietarios", o "de vecinos", entendidas como propiedades particulares de varias personas.

Por todo ello, el profundo conocimiento de todos estos aspectos culturales, sociales y económicos es fundamental para orientar la correcta gestión del parque natural, en tanto que son, en sí mismo, un objetivo de conservación, promoción y divulgación.

Información facilitada por:

Parc Natural de l'Alt Pirineu
C/ de la Riba, 1 
25595 Llavorsí
Tel.: 973 62 23 35
Fax: 973 62 20 70
pnaltpirineu@gencat.cat
http://parcsnaturals.gencat.cat/es/alt-pirineu/

Centro de Visitantes de los Parques Naturales del Alt Pirineu y el Cadí-Moixeró
Av. Valls d'Andorra, 33
25700 La Seu d'Urgell
Tel.: 973 36 09 54
E-mail: pnaltpirineu@gencat.cat






Añadir comentario:

:

CAPTCHA image
Entra el código de validación

 

Temporada de Nieve 14/15

Los Pirineos de Lleida os ofrece un abanico de actividades para este invierno. ¡No os las podéis perder!

+ Info

¡Senderismo y Btt, apuestas de Turismo Activo!

Propuestas de verano para disfrutar de la naturaleza con los tuyos practicando un poco de deporte.

+ Info

Pueblos con encanto

Primera asociación de estas características en el Estado.

+ Info

Parque Astronómico del Montsec

Disfruta de uno de los equipos astronómicos más importantes del Estado. ¡Ven y compruébalo!

+ Info